• 7 consejos para mejorar tu cicatriz

    7 consejos para mejorar tu cicatriz

    Las cicatrices se producen habitualmente por quemaduras, heridas e intervenciones quirúrgicas. Para algunas personas son un símbolo de orgullo y de superación. Para otros, estas marcas en su piel son un estigma, una señal eterna de algo que habrían preferido que nunca hubiese ocurrido. En fisioterapia buscamos la forma de minimizar las consecuencias propias de las cicatrices (como la rigidez, el picor y el dolor) y mejorar lo máximo posible su aspecto con el fin de aumentar su funcionalidad e impacto visual.

    ¿Cuáles son las secuelas de una cicatriz postquirúrgica?

    Aunque algunas cicatrices son mínimas (como las producidas por la cirugía artroscópica), las cicatrices de la cirugía más convencional (como las de las intervenciones de prótesis total de rodilla) suelen ser mucho mas profundas y requieren de más tiempo y cuidados para curarse completamente. Estas últimas cicatrices pueden tardar meses o incluso años en madurar su proceso cicatricial. Si se cura de forma correcta y regular, con los cuidados de enfermería y fisioterapia necesarios, la cicatriz acabará por tener un aspecto uniforme, lineal y regular con respecto a la piel. Esto ayuda también a que la cicatriz resulte más elástica con el paso del tiempo.

    Sin embargo, una cicatriz que sufre complicaciones puede ser irregular, ancha, con cada reborde de la piel a diferente altura o como un resalte o engrosamiento sólido sobre esta. En estos casos podemos encontrar 2 tipos de cicatrices a tener en cuenta, que son:

    1. Cicatrices hipertróficas: son aquellas cicatrices que forman resalto, habitualmente dentro de los confines de la incisión. Contienen fundamentalmente fibras de colágeno tipo III con una buena estructura espacial. Aunque su pronóstico puede variar, estas cicatrices pueden mejorar espontáneamente con el tiempo.
    2. Cicatrices queloideas: son aquellas cicatrices que crecen más allá de los confines de la incisión de forma desmesurada. Contienen fibras desorganizadas de colágeno tipo  I y II apelmazadas en forma de bultos o queloides. Estas cicatrices no mejoran con el tiempo e incluso recibiendo tratamiento quirúrgico pueden llegar a recaer.

    Normalmente las estrategias para el tratamiento de ambos 2 tipos de cicatrices son similares.

    Consejos para mejorar las cicatrices

    La máxima prioridad para conseguir el mejor resultado de una cicatriz es la prevención de la formación de complicaciones, por lo que el factor tiempo resulta determinante. Existen diversos tratamientos eficaces, como la laserterapia, la infiltración de corticoides e incluso cirugía. Ten en cuenta que estos tratamientos son invasivos y deben de realizarse exclusivamente por fisioterapeutas y médicos. No obstante si quieres colaborar activamente con el tratamiento de tu fisio, estos son mis 7 consejos para mejorar tu cicatriz cómodamente desde casa:

    1. Gel de silicona para cicatrices:

    Este gel está muy bien considerado en el mundo de la medicina para el tratamiento de cicatrices hipertróficas y queloideas por sus resultados. Es de gran ayuda en casos de picor, escozor y para reducir el tamaño de la cicatriz favoreciendo su cierre e hidratación. Puede usarse todo el tiempo que sea necesario. Es conveniente investigar bien los precios de estos productos en la farmacia, pues su precio puede variar notablemente. Yo recomiendo usarlo inmediatamente después de que la sutura está curada.

    2. Gel de extracto de cebolla:

    El extracto de cebolla es uno de los principales ingredientes de las cremas para tratar las cicatrices por su efecto antiinflamatorio y antiproliferativo. En cualquier caso es importante tener que en cuenta que los estudios científicos sólo han evidenciado una mejor estructuración del colágeno en la cicatriz y no mejoras de tipo estético en comparación con el tratamiento convencional.

    Cicatriz

    Cicatriz con grapas.

    3. Vitamina E:

    Esta vitamina suele ser la estrella de todas las cremas y geles. Se piensa que es capaz de reducir la cantidad de oxígeno reactivo disponible durante la fase de inflamación. Por desgracia hay cierta controversia porque los estudios reflejan resultados enfrentados, es decir, tanto positivos como nulos en la eficacia de esta vitamina en las cicatrices.

    4. Controlar los estiramientos de la cicatriz en fase de curación:

    La hipertrofia y los queloides en las cicatrices pueden darse en zonas anatómicas de nuestro cuerpo que se estiran con el movimiento natural del cuerpo. Para prevenir su formación lo ideal es evitar estos estiramientos y tensiones en el proceso de cierre y curación de la herida. Es más fácil de decir que de hacer, por lo que puede ser interesante el uso de vendajes y apósitos en gel, lo que nos lleva al consejo número 5.

    5. Compresión:

    Las cicatrices queloideas y las hipertróficas sometidas a compresión pueden reducir la inflamación, pero también la producción de colágeno. Además pueden aumentar la irritación y picazón de la zona, así como el dolor. En caso de usarse, es muy importante asegurarse de que la compresión sea muy leve (15 mm de Hg) para garantizar la correcta maduración de la herida. La compresión puede usarse de forma continuada en aquellos casos que existe un engrosamiento anormal de la cicatriz.

    6. Masaje:

    Las principales ventajas del masaje son su capacidad de romper el tejido fibrótico y mejorar la elasticidad de la cicatriz. También puede mejorar la inflamación, el engrosamiento y la dureza del tejido cicatricial. El masaje se usa habitualmente 2 semanas después del cierre de la cicatriz, aunque es fundamental seguir las indicaciones del cirujano para evitar provocar efectos contrarios a los beneficiosos que aquí se describen. Existen evidencias científicas de que la presión mecánica provocada por el masaje en fase muy temprana puede promover la aparición de una cicatriz hipertrófica.

    Si vas a automasajear tu cicatriz porque tu fisioterapeuta te ha enseñado a hacerlo, no olvides observarla detenidamente primero. La herida no debe sangrar y debes siempre realizar las maniobras con las manos perfectamente limpias. Observa la presión que estás aplicando, debe ser suficiente pero no exagerada, en forma de fricción profunda durante unos 10 minutos (2 veces al día durante 6 meses). Si encuentras nuevas heridas, infección o roturas en la cicatriz, consulta cuanto antes con tu fisioterapeuta.

    7. Usa protector solar:

    Es de vital importancia que mantengas tu cicatriz a salvo de la luz solar directa hasta que haya madurado. La radiación ultravioleta pigmenta la piel de la cicatriz, dándole peor aspecto y haciéndola más evidente. Si te vas de vacaciones y vas a estar expuesto al sol usa siempre protección solar de factor 50 o más.

    Espero que te hayan gustado estos consejos ¿Qué crees tú que funciona mejor para tratar las cicatrices?

    Vía: Michael Curtis

    Dejar un comentario →
  • Escrito por Jessica el 31/08/2017, 19:45

    Muy buena entrada, enhorabuena! Me gusta mucho y está llena de información super útil y conocimiento sobre tipos de cicatriz que los que no somos profesionales no sabemos.

    Quiero añadir un poco mi experiencia, que aunque no es un consejo profesional como los que tú pones, igual sí puede ayudarle a alguien.

    Cuando a mi me operaron y estuve un buen tiempo en rehabilitación, los fisios de allí me recomendaron que usara unas gotitas de aceite de Rosa de Mosqueta (lo más puro posible) en mi cicatriz a diario, una vez ya estaba la cicatriz curada del todo. A parte de los consejos que dices (como poner crema solar, etc).

    Para mi fue como magia, tenía la parte interior de la cicatriz de un color morado muy feo (y además como cicatricé mal se me abrió mucho y era muy gorda). También tenía muchos relieves de la mala cicatrización que tuve. Usando el aceite (no mucho tiempo) se me quitaron por completo el color morado (ahora tengo la cicatriz de la misma tonalidad que mi piel) y los relieves. Por lo tanto mi cicatriz apenas es visible a no ser que te fijes mucho. Bastante importante para la gente que quiere disimularlas lo máximo posible.

    Lo recomiendo, igual no funciona en todos los casos (cada uno tenemos una piel muy diferente y un tipo de cicatrización) pero a mi me funcionó de maravilla y no se pierde nada por probar, sólo es aceite 🙂 Por supuesto, hay que seguir también los consejos que tú dices (yo me ponía crema solar factor 50 o 60 en la cicatriz todo el día aunque no tomara el sol).

    Enhorabuena por el post y gracias por los consejos!

    Contestar →
    • Escrito por Roberto Ferrer el 31/08/2017, 19:51
      en respuesta a Jessica

      ¡Muchas gracias por tu comentario Jessica! Yo también recomiendo la rosa mosqueta, parece que sí es efectiva pero aún no he podido encontrar mucha evidencia científica al respecto. Probablemente sea sólo una cuestión de tiempo que se confirme 😉

      Contestar →

Dejar un comentario

Cancelar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario durante su visita. Si continúa navegando está dando su consentimiento a la siguiente política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies