• Ondas de choque y espolón calcáneo

    Ondas de choque y espolón calcáneo

    Es posible que hayas oído hablar a algún conocido sobre las ondas de choque y sus sorprendentes resultados. Muchos son los pacientes que preguntan con miedo sobre las ondas de choque, su efectividad o si son tan dolorosas como se rumorea, especialmente en casos de espolón calcáneo, pues es una patología en la que se aplica con mucha frecuencia. Este es el motivo por el cual he decidido escribir este artículo. ¡Así que vamos allá!

    ¿Qué son las ondas de choque?

    Las ondas de choque son una novedosa técnica de electroterapia que se fundamenta en el concepto de litotricia: la aplicación de ondas sonoras de alta velocidad para romper cálculos y protuberancias óseas anormales, también conocidas como exóstosis. Estas ondas se producen gracias a un aplicador conectado a un compresor de aire especial que se encarga de modular la cantidad de disparos y la potencia de los mismos. El aplicador funciona de forma bastante similar a una “pistola”, realizando una serie de disparos con un proyectil que rebota sobre un cabezal especial situado en el extremo del aplicador. En función del objetivo terapéutico, se emplean diferentes tipos de cabezales intercambiables que focalizan o expanden el efecto de la onda producido por la bala al rebotar sobre su superficie, permitiendo que las ondas sonoras penetren entre 3 y 12 centímetros en el cuerpo del paciente.

    Onda de choque

    Aplicador de ondas de choque.

    Las ondas de choque provocan daños y roturas en el tejido celular, creando una inflamación local controlada que se encargará de reparar la lesión con nuevas células sanas, así como un efecto anestésico. Su aplicación cuenta con 3 fases, con una duración de minutos y puede resultar entre incómoda y dolorosa, aunque esta sensación tiende a atenuarse progresivamente después de la segunda sesión de tratamiento. El tratamiento se aplica en sesiones espaciadas (generalmente una vez por semana) y son tratamientos que raramente duran más de dos meses, con una efectividad del 90%. Es muy importante que durante el tratamiento no se consuma ningún tipo de antiinflamatorio.

    Esta técnica de electroterapia se aplica en los siguientes casos:

    • Retardo en consolidación ósea.
    • Dolor crónico: lumbalgias, epicondilitis, puntos gatillo, hombro doloroso…
    • Calcificaciones: espolón calcáneo, fascitis plantar, aquilodinia, hombro congelado…
    • Regeneración de tejidos blandos: distensiones musculares, esguinces…

     

    ¿Qué es un espolón calcáneo?

    Un espolón calcáneo es un tumor óseo benigno o exóstosis que se localiza en la parte inferior del talón. Este engrosamiento anormal en forma de lanza provoca rozamiento y compresión en los tejidos blandos, produciendo inflamación y dolor de las aponeurosis de la planta del pie. Es una afectación que con frecuencia causa una gran afectación de la calidad de vida del paciente.

    Este crecimiento óseo puede deberse a microtraumatismos repetidos en la inserción de la fascitis plantar. La repetición de los microtraumatismos acumula sales de calcio o ácido úrico que terminan formando con el tiempo la exóstosis, como si de una estalactita se tratase.

    Radiografía de un espolón calcáneo

    Radiografía de un pie con espolón calcáneo (marcado en rojo).

    ¿Cuáles son las causas del espolón calcáneo?

    Las principales causas que provocan fascitis plantar son:

    • Edad avanzada.
    • Sobrepeso: ya que puede cambiar la distribución del peso en los arcos del pie, y como consecuencia, provocar fascitis plantar.
    • Reumatismos: favorecen la acumulación de sustancias.
    • Incremento de la actividad física: especialmente si es repetida.
    • Problemas posturales: tales como un mal calzado, pies planos o alteraciones de la marcha.

     

    ¿Cuáles son los grupos de riesgo del espolón calcáneo?

    Los grupos de riesgo que pueden sufrir esta patología son:

    • Personas de mediana edad con sobrepeso.
    • Personas con pie pronador durante la marcha o al correr.
    • Deportistas que descuidan el calentamiento, los estiramientos y que sobreentrenan.

     

    ¿Cuál es el tratamiento para el espolón calcáneo mediante ondas de choque?

    El tratamiento para el espolón calcáneo y la fascitis plantar puede variar, pero habitualmente se compone de masaje, movilizaciones y estiramientos, crioterapia, corrientes analgésicas y iontoforesis. En aquellos casos complejos en los que el tratamiento convencional es insuficiente, resulta del todo indicado la aplicación de ondas de choque por su gran efectividad en la reducción del dolor y la mejora de la circulación de la zona ¡y todo sin efectos adversos!

    Dejar un comentario →

Dejar un comentario

Cancelar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario durante su visita. Si continúa navegando está dando su consentimiento a la siguiente política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies